La autopublicación de textos científicos: Elementos que un autor debe saber para hacer pública su obra en formato libro

Publicar un Libro

Publicar un Libro

El autor principal del estudio ha dado el visto bueno, los datos estadísticos se han revisado y corregido en todas las tablas y gráficos, los coautores más versados en temas de investigación han pulido al detalle el planteamiento correspondiente al diseño metodológico de la investigación; soporte lógico y procedimental del estudio. Se dispone ya de la versión final de un informe que resume los resultados de varios meses, quizá años de investigación.

Los autores no desean enfrascarse en una desgastante pugna por encontrar un conjunto de revistas científicas dispuestas a reflejar sus hallazgos en pequeños artículos científicos, toda vez que estos no abarcarían la complejidad de tal investigación en toda su magnitud. Los estudiosos desean presentar sus resultados a texto completo, su esfuerzo combinado se dirige ahora a convertir su informe en libro.

Pero, convertir una investigación científica en libro publicado tampoco es una tarea sencilla, requiere contactar con un gran número de editoriales académicas, universitarias o científico-técnicas, con la esperanza de que alguna muestre interés en asumir las labores editoriales, de divulgación y comercialización de la obra, apostando por ella. En no pocos casos esta útil oportunidad no se materializa por sí sola y son los autores los que corren con todos los gastos inherentes a la publicación de los resultados de su labor científica.

Se inicia entonces un largo proceso por parte de dichos intelectuales; en este caso se trata de encontrar una editorial o una empresa similar que ofrezca sus servicios editoriales a los autores por un precio módico y aceptable, para de esta forma dar a conocer su obra tanto en el ámbito académico como al gran público, a sus propias expensas y por su propia decisión, se trata de autopublicar.

Lo cierto es que una cifra, al parecer creciente, de potenciales autores se encuentra harta ya de enviar sus trabajos a cuantas editoriales conocen y de encontrar ante sus narices una muralla de negativas o de silencio por respuesta; en primer lugar está la fría desconfianza con que estas entidades tratan a los autores desconocidos. Si se trata de una editorial universitaria la misma pudiera disponer de un colchón editorial extenso por lo que el trabajo sería colocado en la cola (de ser aceptado) y tendría que esperar su turno de revisión, estas editoriales luchan tenazmente con un margen de ganancias exiguo por lo que no disponen de una abundancia de recursos o un elevado número de editores que haga más fluido el proceso, sin contar con la necesidad de disponer del documento en formato digital, en condiciones para obtener de él una versión impresa de la obra, así como lograr una tirada de mediana magnitud, teniendo en cuenta además las labores de promoción y la venta posterior del libro en librerías especializadas.

Otro aspecto nada despreciable en este tema es que hasta el día de hoy, y al menos a nivel conceptual, los gestores de información, especialistas en información científico técnica y bibliotecología, entre otros profesionales de la gestión documental, consideran que las tesinas, tesis de grado, tesis de maestría y doctorado, entre otros informes finales de investigación, deben ser tratados como literatura gris, en conjunto con otros textos, tales como: las actas de congreso, las separatas y traducciones, currículums, disertaciones, boletines de difusión interna, informes, libros de estilo, documentación gubernamental, comercial o industrial, folletos e incluso hojas sueltas.

En este aspecto se ha adelantado mucho, gracias a las editoriales universitarias que ofrecen un espacio para publicar investigaciones, estudios, tesis de grado, tesis doctorales y otros tipos de trabajos académicos. Algunas universidades disponen de sitios web vinculados a ellas que ofrecen el formato de libro electrónico (e-book) para la publicación en internet de una amplia variedad de informes finales de investigación.

A esta situación se suma el vigente y sostenido reclamo por parte de los graduados de las más disímiles carreras, así como de los egresados de diversas modalidades pos-graduales, de poder publicar su obra en toda su magnitud y sin tener que segmentar artificialmente sus informes finales de investigación, para extraer de ellos pequeños fragmentos a los que deban dar forma de artículos científicos, como único modo de divulgar los resultados de su trabajo, sacrificando así elementos no superfluos que giran en torno al núcleo de sus estudios.

El presente ensayo académico aborda la temática de la Autopublicación como una modalidad válida, como una forma de lograr que una gran masa de recién egresados de nivel superior, provenientes de diversas modalidades formativas y que recién adquieren un determinado grado científico; vean cristalizados sus sueños de poder publicar a texto completo sus obras y con el total reconocimiento de sus pares.

Se hará referencia, además, a los atributos que deben acompañar tanto a una versión digital como a una impresa de cualquier libro que aborde un tema científico y que aspire a ser tomado con seriedad por parte del público especializado, como es el caso del ISBN, el depósito legal, la página legal, entre otros.

Todo libro que intente recorrer los caminos de la autopublicación con la ayuda de alguna editorial o empresa que ofrezca sus servicios editoriales a los autores, tendrá que pasar por el momento en que dichos escritores deban firmar un contrato de edición, esa es la razón por la que se añaden algunos factores de interés crucial, inherentes al contenido de estos documentos legales, incluyendo una aproximación al tema desde lo conceptual y a partir de las aristas que lo perfilan y describen.

DESARROLLO:

Ante la falta de respuestas o la negativa por parte de algunas editoriales a publicar, a texto completo, ese último estudio que a un grupo de investigadores le ha tomado más de un año concluir, los estudiosos han decidido no esperar más, ya que en la ciencia el tiempo es oro y la información científica caduca muy rápidamente; siendo ocupado su lugar de primicia por otra investigación que aporta nueva ciencia recién establecida. Se toma entonces el camino de la Autopublicación, pero esto no se puede hacer con los ojos cerrados, han de tenerse en cuenta las características de esta modalidad de publicación, así como aquellos elementos de acompañamiento imprescindible para lograr convertir al texto científico en cuestión en una obra que merezca ser leída, citada y tenida en cuenta por académicos de todas las latitudes, a continuación se hace un abordaje de los conceptos fundamentales.

¿Qué color tienen las paredes del tren de la Autopublicación?

En el presente ensayo, su autor intenta interpretar el concepto que aporta la Especialista Mariana Eguaras (1) en lo que respecta a la Autopublicación, quien plantea que Autopublicar consiste en la acción por la cual un autor o un conjunto de autores de una obra dada, por el medio que encuentren posible, solventen por sí mismos la publicación de su libro, sea la impresión o la creación de un archivo para su posterior distribución y comercialización (o ambos). Esto no significa – según plantea la propia consultora editorial – que el autor pueda realizar sobre su propia obra las tareas editoriales de rigor, que son muy amplias y diversas.

A la luz de los planteamientos aquí expuestos, se obtienen los siguientes corolarios: Toda obra, aunque haya sido escrita por los más talentosos hombres y mujeres de ciencias, debe pasar por un conjunto de tamices o filtros. Es de esta forma como único los autores podrán tener seguridad de que las ideas presentes en el texto se concatenan con impecable lógica, que los conceptos, definiciones y términos están adecuadamente definidos y planteados, que el lenguaje utilizado es el correcto; no muy denso en su jerga especializada como para resultarle indescifrable a la mayoría de los lectores, ni demasiado simplista como para causar rechazo, solo así se sabrá a ciencia cierta “…si hay coherencia, uniformidad, sentido, claridad, fluidez y estructura…” en el texto científico propuesto. En otras palabras, se precisa de la mano de uno o varios expertos para “…determinar si la escritura está gramatical, sintáctica y lexicográficamente bien redactada”. (1)

Coincido con la opinión de Mariana (1) cuando pone de manifiesto que en la práctica “… es imposible ser objetivo sobre lo que uno ha escrito y más todavía ser el asesor/corrector/editor de su propia obra. Y todo esto sin considerar que al tratamiento del manuscrito además deben sumarse las tareas de diseño del libro y la maquetación del mismo, la preparación de los archivos para la imprenta o para la distribución digital (para lo que hay que tener determinados conocimientos técnicos) y todas las laboriosas y extensas acciones de promoción y marketing (que requieren también de unos conocimientos específicos)”.

Los planteamientos aquí descritos evidencian la necesidad que tiene todo autor, de llevar a cabo un conjunto de actividades intelectuales que no se encuentran dentro de su rama del saber, sino todo lo contrario; se trata de labores profesionales que no deberían ser invadidas por otra persona, toda vez que el desempeño de esta quedaría muy por debajo de lo que un resultado profesional puede aportar.

Para lograr que un autor o colectivo de autores de una determinada obra, solvente por sí mismo la publicación de su libro, resulta muy aconsejable la externalización de esta amplia gama de servicios de procesamiento de manuscritos académicos; depositando esta labor en manos de una editorial de coedición o por medio de cualquier otra modalidad de empresa que provea estos servicios editoriales con la calidad requerida y a un precio que resulte afrontable para los doctos autores.

A quién acudir en estos tiempos tan inciertos.

El autor del presente ensayo académico es un asiduo visitante, tanto del sitio como del blog de Mariana Eguaras (2), esto obedece a la cantidad de artículos o entradas de alta calidad que se encuentra en el interior de estos valiosos recursos en línea. Pero no se trata de un simple blog donde “colgar” información sobre el quehacer editorial en general. La autora y su equipo de trabajo disponen de un entramado complejo, completo y muy bien estructurado de recursos en línea por medio de los cuales interactúan con sus usuarios y clientes, los asesoran y mantienen informados y los alertan sobre los peligros de perder sus textos y sus derechos de autor en manos de pseudo-editoriales o editoriales depredadoras. Como es lógico, aquí también se dan a conocer los servicios que “Mariana Eguaras. Consultoría Editorial” (https://marianaeguaras.com/), está en condiciones de brindar (3).

Para todos aquellos autores que desean publicar su libro y obtener reconocimiento, Mariana ofrece la posibilidad de editarlo y publicarlo con calidad editorial y sin que dicho autor o colectivo de autores tenga que ceder derecho patrimonial alguno.

También se Coordina el proceso que va desde la entrega del original hasta la publicación impresa y en línea. Esta consultoría lleva a cabo todos los servicios que puede necesitar un autor para publicar su libro (asesoría, edición, ayuda en la publicación) con la misma calidad que se puede esperar de una seria editorial tradicional.

En la página “servicios para autores” se encuentra el siguiente texto: (3) “… entregas un Word, coordinamos y realizamos la producción (corrección, maquetación, diseño, etc.) y recibes los archivos finales de tu libro. También podemos gestionar la impresión de ejemplares y cargamos tu libro en plataformas de publicación”. “Los archivos finales son tuyos, para que los uses todas las veces que necesites y donde quieras. No nos reservamos copyright alguno sobre los diseños y archivos. Todos los derechos de autor te pertenecen y ninguno se traslada a nosotros”.

La consultoría aquí referida también acompaña al autor en el dado caso de que este haya recibido una propuesta de publicación por parte de una editorial, en tal situación Mariana Eguaras ofrece ayuda para lidiar de la mejor forma posible con las condiciones estipuladas en el contrato, de modo tal que el autor pueda discernir cuáles son las más ventajosas y evitar inconvenientes futuros derivados de la aceptación acrítica de cláusulas contractuales que pudieran resultar desfavorables.

El siguiente texto se ha tomado de la página titulada “servicios para autores” (3) y enuncia los servicios que esta Consultoría ofrece a dichos clientes.

  • Sesiones de consultoría personalizada
  • Servicios editoriales para editar y publicar tu libro con calidad editorial:
  • Informes de lectura profesional
  • Corrección y adecuación de textos
  • Diseño de cubiertas
  • Diseño del interior (con tablas, gráficos, etc.)
  • Maquetación para libro impreso y digital
  • Gestiones y trámites legales
  • Impresión y publicación en línea
  • Análisis de contratos de edición y aspectos legales

Otras opciones que pudieran resultar interesantes.

Consciente de que la Consultoría aquí referida no es la única opción posible, el autor de este ensayo académico les ofrece a sus lectores otras dos opciones encontradas en la gran red de redes, estos son los casos de Falsaria y PRS (Proof Reading Services), aunque para nada pretende ser esta una lista exhaustiva de las infinitas posibilidades que se pueden encontrar en línea.

Según manifiesta la propia entidad (4), Falsaria constituye una editorial que hace posible la autopublicación, de forma profesional, de un libro dado. En el sitio web de la propia empresa aparece el siguiente texto: “Somos, por tanto, una editorial de autopublicación de libros (novelas, ensayos, relatos, poesía) que se ocupa de todo el proceso de edición, para obtener como resultado un libro con todas las garantías legales, con una acabado e imagen profesional, como cualquier libro que puedes encontrar en una librería”.

Proof Reading Services o PRF (por sus siglas en Ingles): es una empresa que ofrece “…servicios de revisión y corrección del inglés de gran calidad para el mundo académico.” En el sitio web oficial de esta entidad se puede leer lo siguiente: “Proof-Reading-Service.com tiene su sede en Inglaterra, al sur de la Ciudad Universitaria de Cambridge. Nuestro objetivo es ayudar a profesores, conferencistas, investigadores posdoctorales, estudiantes investigadores y empresas de todo el mundo editando y revisando sus manuscritos académicos, científicos y profesionales para publicación o presentación”. “Proveemos una amplia gama de servicios de revisión y edición de manuscritos académicos, científicos y profesionales…”

El contrato editorial o contrato de edición, algunos aspectos de importancia

Finalmente los autores han encontrado una editorial, empresa o plataforma interesada en acompañarlos durante el proceso de Autopublicación de su obra, o sea, una entidad que les ofrece la totalidad de los servicios ya descritos en el presente ensayo; este es el momento en que se impone dar el paso crucial de la negociación y firma del contrato editorial o contrato de edición.

Un contrato de edición constituye un convenio o pacto de cesión de explotación comercial de una obra literaria, válido por un período de tiempo predefinido, y sujeto a un ámbito lingüístico y geográfico específicos; donde el creador de dicha obra le otorga determinados derechos de explotación económica a una editorial u otra empresa similar (plataforma, empresa de coedición, entre otras posibles). En casi todos los casos, el acto aquí descrito involucra la presencia de algún margen de ganancias para el creador de la obra, por el concepto de cesión de derechos.

Documentos legales de esta naturaleza siempre van a estar amparados por un determinado cuerpo legal constituido por una o varias leyes que norman lo referente a la Propiedad Intelectual, así como otras legislaciones que atañen al Depósito Legal de la obra; entre otros instrumentos propios de la legalidad del país al que pertenece la entidad, empresa o editorial. La propiedad intelectual, por su parte, engloba tanto a los derechos morales como a los derechos patrimoniales o de explotación. En todos los casos en los que se observa la expresión “compra y venta de derechos” (u otras parecidas) en realidad se hace referencia a la cesión de los derechos ya que estos no pueden ser comprados ni vendidos. (6)

Los derechos morales son inherentes al creador de la obra y tienen carácter irrenunciable e inalienable (solo se transmiten por herencia cuando fallece el creador). Los derechos patrimoniales refieren a la explotación económica de la obra y son estos derechos los que se ceden en un contrato de edición. (6)

En su artículo titulado “Derechos de autor: diferencia entre morales y económicos”, la Autora Mariana Eguaras describe, con esclarecedor profesionalismo, en qué consisten estos derechos. Por la importancia y pertinencia que tales elementos tienen para el tema del presente ensayo, se trae a colación un fragmento del citado artículo: (7)

“Los derechos de autor patrimoniales que puede ejercitar el creador o autor de una obra son cinco”

“Derechos de reproducción: constituye el concepto nuclear de los derechos de explotación, ya que cronológicamente es el primero que debe ejercitarse. La obra debe incorporarse a un soporte para que exista como tal. La reproducción exige la preexistencia de la obra. Conlleva su fijación total o parcial de cualquier forma y en cualquier medio (material o inmaterial), desde su original (“directa”) o desde una copia (“indirecta”), sea la fijación provisional o permanente, pero siempre que permita su reproducción y/o su comunicación pública.”

“Derecho de distribución: “es la puesta disposición del público del original o copias de la obra en soporte tangible mediante venta, alquiler, préstamo o de cualquier otra forma”. La venta en librerías y el préstamo bibliotecario se encuadran en este derecho. Aunque se refiera a soporte tangible también abarca las descargas de Internet y los pagos de suscripción en línea.”

“Derecho de comunicación pública: es el acto por el cual una pluralidad de personas puede tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas. Afecta de manera directa a la televisión, a la radio, al cine y a Internet, donde no se requieren copias para dar a conocer una obra.”

“Derecho de transformación: consiste en el derecho de autorizar o prohibir modificaciones en una obra (obra preexistente) de las que resulten una obra diferente (obra derivada). Por ejemplo, son transformaciones la traducción de un libro y la adaptación cinematográfica de una novela. Siempre requieren la autorización del autor de la obra original (preexistente) para crear una obra derivada.”

“Derecho de colección: dice la ley que “la cesión de los derechos de explotación sobre sus obras no impedirá al autor publicarlas reunidas en colección escogida o completa”. Es decir, que más allá de las cesiones que un autor haya realizado sobre sus obras, puede publicarlas reunidas en colección. Es un artículo que comparte naturaleza moral y patrimonial.”

“Estos son los derechos a los que hay que prestar mucha atención en los contratos de edición y en los términos y condiciones de las plataformas de autopublicación. Estos son los derechos que están en juego en la negociación de un contrato y los que más polémica generan.”

Algunos elementos de importancia que no deben faltar en un libro con calidad editorial:

El autor del presente ensayo jamás ha tenido un solo libro en sus manos, producto del esfuerzo de alguna modalidad de empresa editorial y de sus correspondientes autores, que no disponga de una página legal o página de créditos. Incluso en aquellas naciones en las que la presencia de esta página no constituye una obligación por ley, la existencia de la misma parece estar instaurada como una norma a la que nadie desea renunciar.

La página legal a que se hace referencia está conformada por un conjunto de datos y declaraciones de valor legal e identificativo. También es aquí donde se reconoce a una serie de actores que han intervenido en la creación, edición, producción y publicación del libro y, aunque no en todos los países o empresas dedicadas a estos fines, exista una reglamentación que explicite lo que ha de contener dicha página de créditos, sí parece existir un consenso internacional sobre la necesidad de que determinados elementos estén presentes en esta “hojita supuestamente insignificante e intrascendente”. Es comprensible que algunos autores no le atribuyan la importancia que tiene, y tal vez sea porque en ella no aparece siquiera un fragmento de la información científica inherente a la investigación o estudio (resultados, interpretaciones, conclusiones o hipótesis, etcétera).

Algunos elementos que una página legal debería tener:

  • El Copyright: Es un sistema que regula la propiedad intelectual y el derecho de autor. Empleado en los países anglosajones, para las obras en castellano comenzó a utilizarse a partir de la segunda mitad del siglo pasado. Significa que cualquier persona y/o entidad que se encuentre al lado del símbolo © posee los derechos patrimoniales o económicos exclusivos sobre dicha obra. (8)
  • El ISBN: El acrónimo en Inglés significa International Standard Book Number, lo cual en Español sería algo así como: Número Estándar Internacional de Libros. Es decir, es un identificador único para libros (a cada libro se le asigna uno distinto), previsto para uso comercial y creado en el Reino Unido en 1966 por las librerías y papelerías británicas W. H. Smith. Rápidamente fue adoptado como estándar internacional ISO 2108 en 1970. En la actualidad constituye un código numérico de 13 cifras (antes era de 10 cifras) que se usa con fines estadísticos y comerciales para identificar un libro. (9)
  • El Depósito Legal: Según la Biblioteca Nacional de España, “El depósito legal es la obligación, impuesta por ley u otro tipo de norma administrativa, de depositar para una o más bibliotecas ejemplares de las publicaciones editadas en un país. “El depósito legal tiene como objetivo la recopilación del patrimonio cultural e intelectual de cada país, con el fin de ponerlo a disposición de los ciudadanos. Se trata, pues, de un medio que garantiza la conservac  ión de toda la producción editorial y debe ser contemplado como un bien democrático que asegura a los ciudadanos de hoy, y a las generaciones futuras, el acceso al legado intelectual con fines de información e investigación.” (10)

En España, por ley, el Depósito Legal es de obligada presencia en “… publicaciones de todo tipo reproducidas en cualquier clase de soporte y destinadas por cualquier procedimiento a su distribución o comunicación pública, sea esta gratuita u onerosa, entre las que se incluyen, entre otros, los libros y folletos, estén o no destinados a la venta, revistas, partituras, cromos, mapas, documentos sonoros y audiovisuales, documentos electrónicos y sitios web”. (11)

Aviso legal o reserva de derechos: Constituye el conjunto de menciones o referencias de carácter legal que son exigidas por la normativa de aplicación. (12) Es el párrafo donde se explicita que la reproducción total o parcial de una obra puede representar un delito contra la propiedad intelectual. (11)

En algunos casos, ciertas editoriales incluyen otras notas de advertencia que consideran oportunas y necesarias para evitar equívocos o lamentables accidentes. A continuación se hace referencia a la nota especial presente en un libro en formato electrónico titulado “Prescripción de Metformina en Diabetes Mellitus Tipo 2” (13), se trata de un texto publicado por la Editorial Médica JIMS, S. L. Esta empresa previene sobre lo siguiente:

“Los autores y editores han hecho todo lo posible para que los tratamientos recomendados, incluidos los fármacos de elección y sus dosis, estén al día con lo aceptado en la práctica en el momento de su publicación. Sin embargo, dado que la investigación y la regulación cambian constantemente las pautas clínicas, aconsejamos al lector que compruebe la información del producto que se incluye con cada fármaco, en donde se recomiendan las dosis, las precauciones y las contraindicaciones. Esto es particularmente importante para los fármacos nuevos o de uso frecuente”.

Como se puede apreciar, la página legal es extremadamente útil e importante y constituye un componente indispensable para cualquier libro que aborde un tema científico, cuyos autores aspiren a ser tomados en cuenta por sus pares y vistos con buenos ojos por parte del público especializado.

  • CONCLUSIONES:

    El presente ensayo académico abordó la temática de la Autopublicación como una modalidad válida y de calidad para dar a conocer textos científicos en formato de libro, teniendo en cuenta que en estos casos los autores aspiran a ser tomados en cuenta por sus pares y vistos con buenos ojos por parte del público especializado. Quedó claro que al Autopublicar, los creadores de la obra asumen los gastos económicos y los riesgos, pero a la vez obtienen un mejor control de todo el proceso, se evidencia también la necesidad de externalizar una amplia gama de servicios editoriales por medio de empresas competentes y reconocidas a un precio que resulte afrontable para los autores, en el trabajo se ofrecen algunas opciones disponibles en este ámbito.

    Fue abordado, a un nivel conceptual, el complicado tema del contrato de edición, de igual forma se perfilaron algunos elementos que lo caracterizan, tales como el cuerpo o marco legal que sustenta a estos documentos y a sus elementos constitutivos. Quedó claro que los autores no venden sus derechos patrimoniales, sino que estos son cedidos de la forma en queda estipulada a nivel contractual, así como que los derechos morales son inherentes al creador de la obra y tienen carácter irrenunciable e inalienable.

    Se hizo énfasis en algunos de los atributos que deben acompañar tanto a una versión digital como a una impresa de cualquier libro que aborde un tema científico y que aspire a ser tomado con seriedad por parte del público especializado, como es el caso del ISBN, el depósito legal, la página legal, entre otros. El ensayo académico revela la presencia ocasional de ciertas notas adicionales de advertencia, presentes en algunos libros que abordan temas científicos y de investigaciones, toda vez que estas son consideradas oportunas y necesarias para evitar equívocos o lamentables accidentes.

     

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

    1.- Eguaras M. La autoedición no existe [Internet]. Mariana Eguaras – Consultoría editorial. 2013 [citado 5 de febrero de 2018]. Disponible en: https://marianaeguaras.com/la-autoedicion-no-existe/

    2.- Consultoría Editorial de Mariana Eguaras. Mariana Eguaras. Consultoría Editorial [Internet]. Mariana Eguaras – Consultoría editorial. [citado 1 de febrero de 2018]. Disponible en: https://marianaeguaras.com/

    3.- Eguaras M. Servicios editoriales para autores, Mariana Eguaras – Consultoría editorial [Internet]. Mariana Eguaras – Consultoría editorial. [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: https://marianaeguaras.com/servicios-para-autores/

    4.- pages/Falsaria/174698689262860. Autopublicar un libro – Editorial de autoedición profesional | Editorial Falsaria [Internet]. Falsaria.com. [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: http://www.falsaria.com/autopublicacion-de-libros/

    5.- Pellicer J. Cómo evitar contratos editoriales abusivos (I) [Internet]. JAVIER PELLICER. 2014 [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: https://javierpellicerescritor.com/2014/03/17/como-evitar-contratos-editoriales-abusivos/

    6.- Eguaras M. Cómo detectar un contrato de edición abusivo [Internet]. Mariana Eguaras – Consultoría editorial. 2013 [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: https://marianaeguaras.com/como-detectar-un-contrato-de-edicion-abusivo/

    7.- Eguaras M. Derechos de autor: diferencia entre morales y económicos [Internet]. Mariana Eguaras – Consultoría editorial. 2017 [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: https://marianaeguaras.com/derechos-de-autor-diferencia-entre-morales-y-economicos/

    8.- Eguaras M. Qué debe tener una página de créditos o legal de un libro [Internet]. Mariana Eguaras – Consultoría editorial. 2017 [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: https://marianaeguaras.com/que-debe-tener-una-pagina-de-creditos-o-pagina-legal-de-un-libro/

    9.- ¿Qué es el ISBN? – Tipos de ISBN | Falsaria [Internet]. Blog de Falsaria. 2012 [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: http://blog.falsaria.com/2012/05/que-es-el-isbn/

    10.- España BN de. Depósito Legal. Biblioteca Nacional de España [Internet]. Biblioteca Nacional de España. 2009 [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: http://www.bne.es/es/Colecciones/Adquisiciones/DepositoLegal/

    11.- Eguaras M. ¿Qué información debe tener la página de créditos? [Internet]. Mariana Eguaras – Consultoría editorial. 2013 [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: https://marianaeguaras.com/que-debe-tener-una-pagina-de-creditos-o-pagina-legal-de-un-libro/

    12.- Nando. Cómo hacer el aviso legal de tu web [Internet]. El Abogado Digital. 2014 [citado 6 de febrero de 2018]. Disponible en: http://www.elabogadodigital.com/como-hacer-el-aviso-legal-de-tu-web/

    13.- Santiesteban Vazquez VE, Barrios Romero B, Rodríguez Fernández LS, Cruz Pérez NR, Montes de Oca Montano JL. Prescripción de Metformina en Diabetes Mellitus Tipo 2 [Internet]. Primera Edición. Vol. I. Barcelona, España: JIMS, S.L.; 2017 [citado 1 de febrero de 2018]. 34 p. Disponible en: http://jimsmedica.com/wp-content/uploads/2017/07/1.-METFORMINA.-TODO.pdf

 

Comments

  1. I’m not that much of a online reader to be honest but your
    sites really nice, keep it up! I’ll go ahead and bookmark
    your site to come back down the road. Cheers

Speak Your Mind

*