Pequeña historia de un barrio sin agua

De: José Luis Montes de Oca Montano. Vecino de Calle 67 No. 4604

José Luis

José Luis Montes de Oca Montano. Vecino.

altos, entre avenidas 46 y 48. La Juanita. Cienfuegos. Nota: Las imágenes que encontrará en este artículo, fueron tomadas de los reportajes que realizó la Periodista Regla Abreu Gainza, del Telecentro de Cienfuegos, en los meses de mayo y noviembre de 2018. En la actualidad, estamos un recibiendo abasto alternativo de agua potable por medio de carros sisternas, aproximadamente cada 15 días . ¿Será esto algo de luz  saliendo ya al final del tunel?

Cubano soy, y cienfueguero; desde muy joven vivo en un barrio donde imperaba la tranquilidad, la paz y las buenas relaciones entre vecinos. Recuerdo que, hasta hace apenas algunos años, muchos vivíamos ajenos al día u hora en que llegaba el agua a nuestro barrio.

Mi barrio

Mi barrio y algunos de sus vecinos

cisterna en hogar cubano

Una cisternita cualquiera

Mi padre construyó hace muchos años una pequeña cisternita (con un poquito de mi ayuda), recuerdo que tuvimos que traer el cemento desde Junco Sur, un reparto que nos queda a varios kilómetros de la casa, en aquel entonces hicimos el traslado en una carretilla que se desarmó apenas llegamos a casa, recuerdo lo mucho que agradecimos a nuestros familiares  el maravilloso gesto de donarnos el preciado aglomerante.

El sistema que garantizaba la disponibilidad de agua potable en nuestra vivienda era bien sencillo, casi pedestre: cuando llegaba el agua al barrio, esta subía por nuestro acometido hasta alcanzar la cisternita, un flotante se elevaba hasta cerrar la válvula que controlaba el nivel máximo que podía alcanzar el depósito. Ya que estaba prohibido colocar turbinas u otro tipo de “ladrón” en la entrada de agua de nuestras viviendas, esperábamos varios días hasta que la cisterna se llenara y una vieja turbina de regadío hacía llegar el líquido hasta nuestro tanque elevado. Aquellos eran tiempos tranquilos en los que abundaba el agua y éramos inocentemente felices.

Llegó Abril de 2014, y la entrada de agua al barrio comenzó a presentar algunas irregularidades, ya no se llenaba la cisternita. Más tarde dejó de entrar agua por nuestros acometidos. Tras no pocas gestiones realizadas a través de nuestro Delegado de Circunscripción se nos autorizaron nuevos acometidos y regresó la felicidad a nuestra humilde casita, los nuevos acometidos sí nos dieron agua… pero sólo por dos o tres meses más, para luego quedar secos y mudos, mudos testigos de un agua que tan solo regresaría a retazos en ocasiones muy puntuales.

Casa sin agua

Casa sin agua

Convencidos de que, como bien respaldados ciudadanos que somos, siempre tendríamos una entidad ante la cual presentar nuestras quejas; presentamos las mismas ante Acueducto Municipal (sin solución), luego ante Acueducto Provincial (sin que cambiara casi nada), y como no veíamos aparecer una solución definitiva al problema, no nos detuvimos y visitamos el Gobierno Municipal, el Provincial, la Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos e incluso alguna que otra instancia del PCC del territorio.

Entre los años 2015 y 2016, se llevaron a cabo algunas labores constructivas, reparaciones de válvulas. Se efectuó el enganche de la conductora de avenida 44 con el ramal de la calle 65 y esto probó ser capaz de beneficiar a algunos pocos vecinos, no a todos como inicialmente se prometió, se cogieron salideros y el agua volvió a nuestro barrio, pero el servicio decayó muchísimo tan sólo unos pocos meses después. En años posteriores, aparecerían salideros no menos desafiantes.

La última crisis que sufrimos en 2019 tenía esta características:

      • El agua llegaba el día que correspondíera a cualquier hora de la mañana, de la tarde y/o de la noche (casi siempre en la mañana), ese día no puede ir a trabajar quien aspire a llenar sus tanques o tendrá que dejar algún familiar a cargo de la faena, los Despachos Municipal y Provincial de Acueducto no pueden especificar un horario de abasto, porque según ellos declaran: “el inicio del servicio depende del llenado del tanque”, aunque en ocasiones se han escuchado frases como “tenemos varias bombas rotas” o “vamos a ver qué está pasando que el agua no les llega, ya se lo comunicamos al personal de operaciones”.
      • El agua llegaba al barrio sin presión suficiente como para que salga por los acometidos, es preciso forzar su salida por medio de “chupones” y turbinas.

        Chupón y turbina

        Chupón y turbina

    • Una buena parte de la vecindad quedaba a merced de las pipas que nos son suministradas, pero no siempre hay petróleo disponible para que el carro cisterna se mantenga en funciones, dicho equipo puede presentar roturas y no estar ofreciendo sus servicios, los vecinos por lo general prefieren ser abastecidos a través de sus acometidos, en fin, que la pipa constituye un paliativo pero en ningún caso debería verse como una solución definitiva.
  • El número de depósitos por vivienda se eleva aún alarmantemente, los vecinos compran tanques o construyen cisternas como si estuviera pronta a desencadenarse la Tercera Guerra Mundial.
Alto número de depósitos por vivienda

Se eleva el número de depósitos por vivienda

El agua que llegaba, a algunas viviendas de mi vecindario, presentaba una

agua en mal estado

agua turbia

coloración extraña, turbia, que aclara apenas un poco mientras transcurre el tiempo en que tiene lugar el servicio. Para poder utilizarla para beber, la pasamos por un conjunto de mecanismos caseros de filtrado, así se logra un agua algo más clara pero nos sigue inquietando su composición y las razones que están detrás de ese color tan ajeno a lo que llamaríamos “normal”. A continuación pueden ver como nuestros vecinos hacen uso del chupón para proveerse de agua potable, desde un acometido ilegal creado por los propios moradores en la misma esquina de Calle 65 y Ave. 46, este proceder constituye la  única forma de extraer agua cuando la misma se torna escasa.

Vecinos usando un chupón

Vecinos usando un chupón. Acometido ilegal a la vista de todos

Los problemas de abasto de agua que en un pasado muy cercano padeció la localidad donde resido, motivó un notable número de comentarios en los medios de prensa de la Ciudad, así como en Periódicos de Circulación Nacional, sin contar con el Telecentro de Cienfuegos, que aportó luz sobre la problemática por medio de dos trabajos periodísticos, las imágenes que aquí se encuentran provienen del quehacer periodístico ya referido.  A continuación relaciono algunos artículos que considero de importancia, según el  medio de prensa del cual provienen.

Periódico 5 de Septiembre:

Periódico Trabajadores:

Nota: El último artículo que aquí figura hace referencia a una supuesta solución aportada por acueducto, solución que en realidad nunca llegó.

Autor: José Luis Montes de Oca Montano.  Máster en Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología.

Speak Your Mind

*