El fenómeno “Nini”, una mirada desde la realidad cubana.

Nini que no trabaja ni estudia

Nini que no trabaja ni estudia

Esta pudiera ser la historia de un Pedrito cualquiera, pero no, no se trata de cualquier Pedro sino de un muchacho en particular, quien a pesar de sus escasos 20 años, ya no estudia ni trabaja. La energía de su juventud es volcada en una especie de trabajo informal; él cuida de un palomar construido con su ayuda por un amigo con quien comparte esta pasión. Su “socio” trabaja en el extranjero porque aquí en el patio “la cuenta no da” y como el cuidado de estas aves no puede tener lugar por control remoto, necesita a alguien que le secunde en dicha faena, luego ellos se “arreglan” en términos económicos.

Como cubano y como profesional comprometido con los convulsos vientos de cambio que se arremolinan sobre el suelo cubano, y sobre el mundo en general, no puedo hacer menos que mirar con preocupación este fenómeno de los jóvenes “anclados en la nada”, que no ven en los estudios o en el trabajo formal un objeto digno de su atención y sus desvelos, que no parecen estarse construyendo un presente ni un futuro provechoso para sí mismos, mucho menos para la sociedad en la que viven, que no pagan impuestos por concepto de ingresos personales pero que sí acceden a los servicios que gratuitamente la sociedad pone en sus manos.

[Read more…]

Título: El Fenómeno “nini”. Apenas una primera aproximación.

Autor: MSc. Lic. José Luis Montes de Oca Montano
Gestor de Información en Salud
Máster en Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (CTS)

En mi barrio se ha entronizado una rara tendencia, se manifiesta un fenómeno que no para de sorprenderme, aunque mi preocupación en este caso va mucho más allá de cualquier grado de sorpresa que el hecho en sí pueda generar.

Por las calles de mi barriada, a cualquier hora del día o de la noche, anda y desanda un conjunto de jóvenes con edades que van (sin ánimo de ser exhaustivo) de los 12 a los 20 años aproximadamente. Se les llama Ni-Ni porque son adolescentes que ni trabajan, ni estudian, al menos no en el sentido formal de estos términos. Estos entes “sociales” de corta edad tampoco se muestran dispuestos a participar en actividades convocadas por el barrio; como un trabajo voluntario o una recogida de basura o chapea, ni siquiera están disponibles para una simple reunión de vecinos. Ni una cosa ni la otra, ni la que sigue, ellos son devotos y consagrados “ninis”.

[Read more…]